Viernes, 14 de Julio de 2017 | 2:45 pm

¿Cuál fue la primera tarjeta de crédito del mundo?

¿Cuál fue la primera tarjeta de crédito del mundo?
¿Cuál fue la primera tarjeta de crédito del mundo?

A finales de 2016, había en México más de 24 millones de tarjetas de crédito, la cifra más grande de esos plásticos desde 2011, según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Asimismo, a nivel global se calcula que hay alrededor de 5 billones de estar tarjetas que, por cierto, tienen una medida estándar de 85.60 x 53.98 milímetros. Pero, ¿cuál fue la primera tarjeta de crédito del mundo?

Los antecesores

La empresa estadounidense Western Union, que se dedicaba a la telegrafía, a través de la cual también se realizaba envíos de dinero, en 1922 entregó a algunos de sus clientes más importantes algunas pequeñas placas metálicas que les servían de identificación y que les permitía diferir pagos.

Un par de años después, algunos comercios, como tiendas de departamentales, gasolineras y hoteles siguieron ese modelo, a través del cual, se le “fiaba” al cliente un servicio al presentar un documento que lo avalaba como digno de crédito.

Para finales de esa década, la crisis económica que vivió Estados Unidos volvió inviable este modelo durante varios años.

Fue hasta la segunda mitad de los años 40, después de que terminara la Segunda Guerra Mundial, cuando el banco neoyorkino Flatbush Bank se alió con diferentes comercios de esa ciudad para entregar vales a sus clientes con los cuales podrían “cargar a su cuenta” sus compras.

Asimismo, varios comercios retomaron el modelo de vender a crédito y cada persona debía tramitar una cuenta por comercio para poder comprar ahora y pagar después. Si alguien iba de compras, debía cargar el documento crediticio de cada una de las tiendas que visitara.

El “Diners Club”

Pero en 1949, el tema de comprar a crédito se revolucionó por competo durante una cena en un elegante restaurante de Nueva York.

Alfred Bloomingdale era dueño de una tienda fundada por su abuelo llamada Bloomingdale, la cual hacía ese tipo de ventas a crédito. Uno de sus clientes, prestaba su crédito a sus vecinos pobres para que hicieran compras a cambio de pagarle en plazos, a los que le sumaba una cantidad extra, pero resultó que llegó un momento en el que no le pudieron pagar y se vio en problemas financieros.

Debido a esto, el cliente de Bloomingdale se vio forzado a pedir un préstamo a la Hamilton Credit Corporation, una compañía dedicada a ello y que era liderada por Frank X. McNamara, con quien cenaba esa noche para discutir el tema en el restaurante que se encontraba a un costado del Empire State.

Cuando terminaron de cenar, McNamara, que había convocado a la cena, descubrió que no traía su cartera, por lo que debió llamar a su esposa para que le llevara el dinero en efectivo para pagarla (en esa época, eso era algo que “avergonzaba” a cualquier hombre).

Así, a McNamara se le ocurrió crear un instrumento de crédito único que pudiera usarse en muchos negocios y que fuera personalizado para evitar fraudes, por lo que un año después creó, junto con Bloomingdale, la compañía Diners Club, con el primer concepto de tarjeta de crédito.

El producto era una tarjeta de papel que se podía usar en 14 restaurantes de neyorkinos para consumir a crédito (por eso el nombre de “Diners Club”, refiriéndose a que era un “club de comensales”), pero era prácticamente un privilegio reservado para millonarios y gente de negocios de alto nivel, unos 200 amigos de McNamara para ser más precisos.

Pero el negocio creció rápido y en unos cuantos meses ya tenía repartidas unas 20 mil tarjetas que todavía no eran de plástico, sino de papel, con los nombres de los restaurantes que la aceptaban impresos en la parte de atrás.

Un éxito

Poco a poco, el concepto se fue generalizando en Estados Unidos y Europa y para la década de los 60 era ya un instrumento de pago común en el mundo. Por cierto, en México la primera tarjeta de crédito, llamada Bancomático, llegó en 1969, creada por el Banco Nacional de México y la empresa Interbank, que hoy es MasterCard.

Así empezó la historia que originó que millones de personas alrededor del mundo hoy puedan comprar a crédito y que, con la introducción de las nuevas tecnologías, como el smartphone y las apps, está modificándose y, quizá, hasta podría desaparecer en algunos años, al menos físicamente.

Por Carlos Tomasini (@carlostomasini)

Temas relacionados:

Noticias

Déjanos tus comentarios